Por estética o salud, hay menos resistencia a la ortodoncia fija
julio 28, 2015 | Noticias

Por estética o salud, hay menos resistencia a la ortodoncia fija

Entre los adolescentes también se ha convertido en una moda de la mano de accesorios de colores y de la satisfacción por los resultados.

a sonrisa atractiva se ha convertido para muchas personas en un condicionante de la autoestima y tanto adolescentes como adultos se resisten cada vez menos a la ortodoncia fija.

Según datos de 2013 de la Organización Mundial para la Salud (OMS), aproximadamente entre el 70 por ciento y el 80 por ciento de la población mundial necesita de algún tipo de tratamiento de ortopedia u ortodoncia. Raúl Horacio Villalba, ortodoncista, dictante oficial del Círculo Odontológico de Córdoba, recuerda que los tratamientos con brackets no sólo se realizan en los niños. “En nuestros días, entre el 40 y el 50 por ciento de los pacientes ortodóncicos son mayores de 18 años de edad”, afirma y aclara que no existe límite de edad para iniciar un tratamiento.

Se denomina “ brackets ” a la ortodoncia fija que se coloca en la dentadura para corregir la posición de los dientes. Y a veces se realizan tratamientos combinados con los removibles.

Los beneficios de estos tratamientos incluyen desde lograr una correcta masticación hasta resolver problemas de orden respiratorio. Masticar es el primer paso en la digestión y si los dientes se encuentran desalineados, no se podrá masticar la comida apropiadamente y esto puede llevar a problemas digestivos.

Por otra parte, los dientes desalineados son más difíciles de cepillar y los contactos con los dientes vecinos y antagonistas no se realizan en las zonas que están preparadas para ello, por esta razón las personas con dientes mal alineados, tienden a tener más caries y problemas periodontales que las personas a las que se les realizó un tratamiento de ortodoncia. Los dientes desalineados se desgastan de una manera más fácil. Esto produce tensión extra en dientes, encías y mandíbula que pueden llevar a problemas más serios.

También se pueden evitar problemas respiratorios, en casos en los que existen paladares muy estrechos y los dientes inferiores sobrepasan a los superiores. “Ciertos tipos de maloclusiones, como la mordida abierta, favorecen la respiración a través de la boca en vez de la nariz, debido a que los labios no cierran correctamente. Esto aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades del tracto respiratorio y con frecuencia favorece el desarrollo de caries y enfermedad periodontal. La malposición de los dientes antero superiores e inferiores, puede contribuir al desarrollo de problemas de fonación como el seseo (pronunciación exagerada de las “s” o de las “c” como “s”). Una mala oclusión afecta la eficiencia masticatoria, lo que puede causar problemas en el tracto digestivo además de desgastes, movimiento de dientes y daños a las articulaciones témporo-mandibulares debido a la sobrecarga. Fuerzas excesivas de los músculos masticatorios y una carga inadecuada de la articulación témporo-mandibular pueden provocar dolor facial y de cabeza, ruidos en los oídos, así como estrés y una postura incorrecta de columna vertebral”, detalla Villalba.

En síntesis, si hay mala posición de algunas piezas, necesidad de corregir la función masticatoria, de respiración o fonación, el camino de la ortodoncia es el indicado. Pero si lo que se busca es estandarizar modelos bucales, aproximarse a criterios estéticos imperantes en una sociedad en un tiempo determinado, los brackets solos no alcanzan. Probablemente haya que reforzar la autoestima de otra manera. “La estética es un paradigma de época, rige un modelo de belleza, y desde nuestra profesión acompañamos y aconsejamos a los pacientes en el tratamiento de estética bucal, teniendo en cuenta la individualidad de cada uno, lo cual es mas amplio y complejo que solo el alineamiento dentario”, recalca Carolina Van Ooteghem, especialista del Centro Odontológico Integral. Insiste en que, sobre todo a las jovencitas, “debemos trasmitirles que cada cual tiene su propia belleza aún con las diferencias que adviertan comparadas con modelos publicitarios”. Que cada detalle de su cuerpo y su boca las hace distintas y marca su personalidad.